sábado, 14 de agosto de 2010

De nuevo estoy de vuelta después de larga ausencia…

Hoy, después de tanta ausencia, he decidido volver a publicar algo en este espacio. Podría decir que me he obligado a hacerlo. Y como no he sabido escribir nada que valga la pena ser publicado, me tomaré la licencia de compartir dos anécdotas vividas con mis alumnos. Ya que yo no encuentro palabras, usaré las de quienes siempre tienen algo inteligente para decir.


La primera tuvo lugar después de un trabajo con una historieta de Quino acerca de la televisión.


Después de trabajar muy fructíferamente el tema. Uno de mis pibes me preguntó qué cosas miraba en al tele. Le respondí sinceramente que no veía mucha televisión, pero que cuando lo hacía me enganchaba con programas políticos, algún que otro noticiero, a lo sumo alguna película y casi ninguna serie en canales de cable. Extrañado, otro alumno me cuestionó acerca de las actividades en las que incursionaba para divertirme y respondí que me gustaba leer, también es cuchar música –claro que advertí mi preferencia por música que dejara algún mensaje, alguna idea- y…
Para este momento toda la clase se había puesto a increparme y yo respondía. No recuerdo que otra cosa más habré mencionado, seguramente mi pasión por los paseos. Hasta que una de las chicas, Candela, me preguntó;
- ¿Y a la PLAY no jugás?
- No tengo PLAY- respondí.
- Pero, ¿y a la COMPU? Porque COMPU tenés, muchas tareas las hacés con la COMPU...
- Bueno, sí, con la compu juego –recordé y respondí- hay unos juegos en línea de Hotmail y me engancho con unos que hay que armar palabras en poco tiempo y…
- Pero profe vos estás todo el día pensando, no descansás nunca… -me interrumpió y me dejó pensando.



Si esta fue un tremendo cachetazo a la conciencia, la segunda fue una caricia al alma. Sobre la segunda anécdota pensé primero –de puro narcisista- y fue por ello que elegí la imagen de Libertad que está a la izquierda para redecorar el Blog.

Habíamos terminado de repasar el tema que evaluaríamos en nuestro próximo encuentro, pero a la clase le quedaban aún unos minutos. No quise empezar con nada nuevo ni hablar de nada que tenga que ver con el curso o la escuela para no alterar lo recordado hasta aquí. Entonces invité a los chicos a una siesta comunitaria. Después las risas y chanzas, todos seguíamos en iguales posiciones. Por ello, decidí tomar la vanguardia y acomodé mi cabeza entre mis cruzados brazos sobre el escritorio, aunque sin dejar de mirarlos.
- Conversemos, hasta que nos venga el sueño – dije, y muchos imitaron mi postura.
Así, en una maravillosa calma comenzamos a charlar vaya a saber uno de qué. Hasta que entonces Julián dijo una pavada -nunca pude recordar qué, y ellos tampoco-. Yo, lejos de poder y querer erigirme como autoridad, me reí. Mi risa funcionó como un permiso para que otros hagan justicia con la pavada del primero y su propio deseo, y dejaran escapar las carcajadas. Muchos se tentaron y las risas seguían evadiendo los tabiques morales de cada quien. Yo mismo empecé a tentarme y terminé por ser uno de los que más fuertemente se reía. A estas alturas el salón era una carcajada. Hasta que una nena desde el fondo me mira y me dice:
- Claro… -como anticipando que estaba respondiéndose a una pregunta que yo no conocía- vos te reís…
Su intervención me cortó la risa y la increpé:
- ¿Qué?
- No, nada, profe, disculpá –se asustó ella.
- Dale, decime, no es que me enojé ni nada, es que no entendí.
- Eso, que vos te reís. ¿No viste que los profesores nunca se ríen?
Y si, como adivinarán aquellos que me conocen bien, casi me pongo a llorar. No estoy seguro de que ella sepa lo importante que fue para mí que dijera tal cosa, que me distinguiera del resto de esta manera, que resaltara así el hecho de que yo ande desentonando con el mundo. Se ve que hacía rato andaba su inconsciente preguntando acerca de por qué le parecía que el profe de sociales era distinto; y la respuesta se le escapó como se nos venían escapando las carcajadas.


Claro que tengo problemas. Seguro que el mundo me resulta tremendamente triste, ¿cómo no va a ser triste un mundo que no le sonríe a sus pibes? Pero a mi la vida me regala estas experiencias… ¿Cómo hago para dejar de reírme, para dejar de cantar, para no seguir silbando…?



Dedicado con tremendo cariño a María Pía,
las más vieja de mis amigas y una de mis amigas más vieja.
Un mail suyo me recordó esta última anécdota y me despertó las ganas de contarla.
-
-
-

8 comentarios:

Noelia Theriano dijo...

Sos un genio Pablo!! es indiscutible tu vocación y tus ganas de aunque sea con un pequeño granito de arena, intentar cambiar algo de este mundo. Estoy segura que esos chicos jamás se van a olvidar de vos, porque llegás a ellos de una manera que casi nadie logra. Te salís del lugar de autoridad y bajas a la altura de ellos de una manera tan inteligente que me asombra! Ojalá yo hubiese tenido un profe como vos!! te admiro y te quiero amigo!!! Besotes!

Pablo_snm~El necio dijo...

LA PÍA NO PUDO CON EL BLOG Y ME LOENVIÓ POR MAIL, PERO YO QUIERO QUE SU MENSAJE ESTÉ AQUÍ Y LO COPIÉ POR ELLA.


Quise responderte en el blog, pero siendo tu vieja amiga y amiga vieja no me salió bien, por lo tanto uso este viejo medio.
Por supuesto mi querido Pablo que se me escaparon unos lagrimones (y eso que conocía una de las historias!!!!!)
Le agradezco a esta maravillosa vida todo lo que aprendemos de ella (a veces con dolor, otras con alegrías), pero siempre logrando una perla de sabiduría que, sin duda guardamos en el tesoro de nuestro corazón, donde también guardamos nuestra amistad.
Siempre con todo mi amor
María Pía

Mil colores dijo...

Pabli mi Querido Amigo

¡¡¡Puedo imaginarme ese momento!!!
Vos sabes que yo doy como certeza, porque no me equivoco en está apreciación, lo que sos como PERSONA… Y es esto lo que hace que seas un Maestro, Profesor, Educador…De cuerpo y alma, porque está en tu esencia el anteponer el SER PERSONA ante todo, para hacer de tu vocación y tu amor a enseñar…El espejo donde tus chic@s puedan sentir que se puede construir un Mundo mejor.
Esto que te paso y te seguirá pasando dejara huellas imborrables, en los jóvenes que pasen por tu vida, porque siempre recordarán que tuvieron un Profe de Sociales, que se esforzaba cada día en aprender, no solo en enseñar…Y que fue una excelente PERSONA-Profesor de Sociales, que anduvo por la vida con el corazón, los oídos y los ojos muy abiertos para poder sentir, percibir y ver, dónde y como se dan las lecciones de las que se pueda aprender.
Y te recordaran como “Un creador de sueños” que los alentó y los impulso a mantenerlos y potenciarlos con esfuerzo e inquebrantable constancia. Y les dio las herramientas para alcanzar un sueño y mostrarles que no es un regalo que cae del cielo sino el fruto…De la alegría, la fortaleza y la ilusión… Y no como un ladrón que se aprovecho de su situación de privilegio, de su falta de vocación… Para arrebatárselos.
Maravillosa vuelta!!! Así que…¡¡¡Vamos por más!!!
Te quiero muuuucho Mi Amigo, Mi Compañero…Mi pelota de Golf

PD: Gracias María Pía por haber sido el empujón de está vuelta y Gracias por tus palabras...allí donde decís que le agradeces a esta maravillosa vida todo lo que nos hace aprender aún en el dolor y las alegrías...Que gran verdad!!!
Un abrazo

Cecilia dijo...

Qué bueno que estés de vuelta!!!
Y sobre todo contando cosas como estas, que son puro alimento del alma!! Dale que te leemos!
Un Beso
CecyT.

Cecilia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo_snm~El necio dijo...

MARCELITA TAMBIÉN ESCRIBIÓ AL MAIL, PERO MUCHO DE LO QUE DICE PUEDE SERVIRLE A OTROS Y ESTE ES UN ESPACIO PARA COMPARTIR Y DESPERTARNOS ENTRE TODOS. CENSURADAS ALGUNAS CUESTIONES PRIVADAS ENTRE ELLA Y YO, AQUÍ ESTÁ SU COMENTARIO MÁS QUE VALIOSO:

Hola Pablin, Querido Pablito!! Primero quiero decirte que volver a escribir en tu blog ya es un buen síntoma, porque estás recuperando tu esencia (me parece que la tenias medio olvidada). Segundo, es cierto, en estos tiempos de tanta vorágine uno mantiene la cabeza ocupada hasta estallar o hasta darse cuenta que la vida pasa por otro lado. [...] A mi me está pasando lo contrario, estoy super estimulada de buenos momentos y eso tambien cansa un poco, pero no me importa porque en esos momentos encuentro risas, paisajes, aventura, gente nueva, reencuentros, mateadas, mucho sol, desafios y tantas cosas mas por descubrir. La vida es esto que nos está pasando hoy. ¿Qué mejor que disfrutarlo y no dejarlo pasar? ¿qué mejor nuestra tarea docente para dar calor y una sonrisa a nuestros chicos que tanto lo necesitan y que los adultos no nos damos cuenta (algunos sí, ovbio) y que ellos reclaman a gritos?
Ojalá el mundo vaya sumando gente sensible, comprometida, divertida, audaz, que tenga la ilusion y viva la utopia de que las cosas las podemos cambiarlas.
Te quiero mucho
Marce

Pablo_snm~El necio dijo...

Otra amiga que le escapa al comentario directo en el BLOG y me escribe un hermoso correo. Y nuevamente, como yo los quiero a todos aquí, la publico sin su permiso, pero censurando algunas fracciones de su correo que es exageradamente alagüeño conmigo. En fin, aquí está el recortado mensaje que aún sigue siendo un amplificado elogio del cual me disculpo sonrojado pero no quería a esta amigaza ausente en el regreso:

Que bueno amiguito del alma. Y no importa cuantas veces tengas que irte, las q sean necesarias, siempre que vuelvas decidido a quedarte, por lo menos un rato, a deleitarnos con tus historias, donde hablas vos o los otros, donde la interferencia no se presenta. […] Te hace bien a vos y a nosotros. […] Admiro la valentía y el empuje que demostrás con esto, me emociona tanto q no puedo evitar la lagrima q se me escapa y q ilustra este correo querido compañero de la vida. […]
Y después decime de donde viene esa hermosa música que se escucha (creo que seguiré siendo una analfabeta en este sistema para siempre).

Pablo_snm~El necio dijo...

Nobleza obliga.

Noe: Gracias por tus exageradas apreciaciones. Lo único que acepto sin pataleos es que mi vocación es indiscutible. Nos debemos unos mates.
Pía: Gracias otra vez por devolverme a este espacio. Pero más gracias porque esas perlas de las que hablás las tenés guardadas pero siempre a mano para compartirlas con todo mundo.
Iris: Otra que exagera. Es probable que los pibes ni siquiera me recuerden en algunos cuantos años. Eso no es lo importante. Lo único que vale la pena es que registren que se puede aprender riendo, también disfrutando. Y que depende de nosotros.
Ceci: Gracias, siempre estás. Es verdad, estas experiencias alimentan el alma, la dejan pipona de belleza.
Marce: Ojalá el mundo vaya sumando... Ojalá! Sólo la suma de todos puede cambiarlo.
Normi: Me alegra que nos haga bien a todos. Me gusta hacer cosas que hagan bien, a veces no me sale... jeje! Y gracias por ese "No importa cuántas veces tengas que irte" Qué importante saber que se sabe que a veces uno debe y no es que quiera, qué bueno que se lo espere con amor y comprensión.

¡Besos a todas! ¡Las quiero mucho!